BuscadorBuscador de inmuebles
Búsqueda por mapa ¿PREFIERES BUSCAR POR MAPA?

Noticias

¿Pueden echarte antes del fin del contrato?
Tanto el arrendador como el arrendatario pueden suspender su contrato de alquiler antes de que finalice el plazo.

 Un arrendador puede echar a su inquilino si se da alguna de estas condiciones:

1.- Impagos o retrasos: el casero podría romper el contrato si se producen retrasos en los pagos. Si deja a deber alguna mensualidad, el dueño puede proceder a echar a su inquilino y a reclamar el dinero que le falta.

2.- Incumplimiento contractual: si incumple algún punto pactado en el momento de la firma. En caso de que se haya pactado la opción de subarrendar, desde esta plataforma de alquiler advierten de que si el inquilino percibe por el subarriendo más dinero que el que paga por su alquiler, el arrendador también tendrá derecho a rescindir el contrato.

3.- Obras no consentidas: para hacer reformas en una vivienda alquilada, se requiere la autorización del dueño. De no tenerla, también puede ser motivo de rotura del contrato.

4.- Uso diferente de la vivienda: si se alquila un espacio para usarlo como vivienda, si su uso cambia y pasa a ser, por ejemplo, un espacio empresarial, se considerará que también se está incumpliendo el contrato de alquiler.

5.- La entrada de animales de compañía: si su estancia está prohibida en el contrato, la presencia de animales de compañía en la vivienda también puede suponer motivo de quebrantamiento del contrato.

6.- Actividades molestas, insalubres, peligrosas, nocivas o ilícitas: el propietario puede rescindir el contrato anticipadamente con su inquilino si en la vivienda se están llevando a cabo actividades nocivas o peligrosas, si existen problemas de limpieza o salubridad o incluso si molesta a los vecinos.

7.- Necesidad personal: el propietario puede reclamar la vivienda que tiene alquilada en cualquier momento siempre que la necesite para vivir él, para que lo haga un familiar de primer grado o para que lo haga su ex cónyuge en caso de separación. Eso sí, en estos casos, el dueño del inmueble está obligado a avisar a su arrendado con dos meses de antelación vía burofax.

 

No solo el propietario tiene derecho a reclamar su vivienda antes de que finalice el contrato. Los inquilinos también pueden abandonar la casa sin ninguna penalización monetaria si el arrendador no la mantiene en las condiciones de habitabilidad requeridas. Según la el artículo 21 del capítulo IV de la Ley de Arrendamientos Urbanos, el propietario o arrendador está obligado a realizar todas las reparaciones necesarias para conservar la vivienda en condiciones óptimas para vivir, y por ello no tiene ningún derecho a elevar la renta mensual a sus inquilinos. Si esto no se cumple, el inquilino podrá abandonar la casa resolviendo el contrato.

Además, de manera regular, aquellas personas que viven de alquiler pueden dejar sus casas sin tener que perder dinero por ello siempre y cuando hayan pasado más de seis meses desde la firma del contrato y si avisan con 30 días de antelación a sus caseros.


enviando
 
 
Si desea más información sobre este inmueble llámenos al TEL. 653 937 069 ó bien rellene el siguiente formulario: