BuscadorBuscador de inmuebles
Búsqueda por mapa ¿PREFIERES BUSCAR POR MAPA?

Noticias

¿Comprar suelo o viviendas?
La relación entre el suelo y la vivienda es la propia de una materia prima con respecto a un producto final.

Ya sabemos que es imprescindible disponer de un solar para edificar un inmueble. A pesar de ello, su vínculo es incorrectamente interpretado por muchas personas. No solo por profanos sino también por profesionales inmobiliarios, tales como algunos urbanistas, intermediarios y promotores. El error consiste en creer que una subida del precio del suelo provoca siempre un aumento del de la vivienda, de la misma manera que un incremento del precio del trigo, generado por una mala cosecha, hace subir el del pan. 

Aunque esta comparación está basada en el sentido común, la extrapolación al negocio inmobiliario es un error. Históricamente, esta ha llevado a la ruina a numerosos promotores, después de un largo periodo de bonanza económica y financiera. Durante la crisis, junto con el excesivo endeudamiento, probablemente haya sido la principal causa de desaparición de empresas promotoras en nuestro país. 

La verdadera relación entre el precio del suelo y el de la vivienda es relativamente similar a la que en un mercado laboral, caracterizado por una escasa intervención de sindicatos y patronales y por una reducido nivel de desempleo, existe entre el salario y el precio de los bienes. En dicho mercado, generalmente , el aumento de la remuneración de los trabajadores no sería la causa del incremento del precio de los productos finales, sino la consecuencia. 

El razonamiento económico sería el siguiente: un aumento de la demanda de bienes, al tender a generar tanto un incremento de su precio como de la cantidad producida, conlleva un aumento de la de trabajadores. La combinación de una elevada demanda y una escasa oferta provoca una mayor valoración de los mismos por parte de las empresas y, por tanto, un incremento de su salario. Indudablemente, la clave de esta argumentación es la consideración de la demanda de trabajadores no como independiente de casi cualquier otra, sino como una muy influenciada por la existente para los bienes. Es decir, como una demanda derivada. Es prácticamente el mismo vínculo que tiene la demanda de suelo respecto a la de vivienda

El precio de los pisos no viene determinado por el previamente pagado por los solares, sino que la expectativa sobre el precio de la vivienda

Por tanto, el precio de los pisos no viene determinado por el previamente pagado por los solares, sino que la expectativa sobre el precio de la vivienda (el valor de mercado que el promotor cree que tendrá el inmueble cuando finalice su construcción) es la que establece en la actualidad el del suelo. Así pues, la principal causa de la burbuja inmobiliaria observada en la pasada década no fue la elevada subida del precio de los terrenos edificables, tal y como indican algunos populares vídeos como Españistán, sino principalmente la generación de una impresionante demanda de viviendas. En concreto, la existencia de una favorable coyuntura económica, financiera e inversora que aumentó considerablemente la capacidad de pago de la demanda por motivo, uso e inversión. 

Para seguir leyendo, sigue la fecha y verás el artículo completo publicado una vez más por "El Confidencial"


enviando
 
 
Si desea más información sobre este inmueble llámenos al TEL. 965 125 113 ó bien rellene el siguiente formulario: